Las catacumbas de París

París - Catacumbas de París

La capital francesa es una ciudad con una gran variedad de monumentos para visitar; uno de los más peculiares (y algo macabro) es la visita a las catacumbas de París, antiguas canteras de piedra caliza reconvertidas en osario. Se trata de la mayor necrópolis subterránea, con aproximadamente 6 millones de esqueletos en sus galerías, y en su interior podemos conocer más acerca de la geología del lugar y parte de su historia.

París - Catacumbas de ParísEl suelo sobre el que se asienta París está constituido por piedra caliza, muy apreciada en la construcción. En la Edad Media se comenzaron a excavar galerías en los alrededores para extraer los sillares que luego se emplearon en todos los edificios góticos de la ciudad, como la catedral de Notre Dame. Si os fijáis podéis encontrar pequeñas impresiones de caracoles en los puentes del paseo del Sena, que son iguales a las que se muestran durante la visita a las catacumbas.

En el siglo XVIII, debido a derrumbamientos de las galerías por todo París, se dejaron de explotar y se decidió convertirlas en el osario municipal, trasladando primero los huesos del Cementerio de los Inocentes (que habían cerrado por problemas sanitarios), y después de otros muchos. A principios del siglo XIX se colocaron de forma ornamental, convirtiendo las galerías en un espectáculo macabro que recibió la visita de incluso reyes.

París - Catacumbas de ParísLa visita a las catacumbas de París recorre una pequeña parte del laberinto de galerías de las canteras, explicando mediante carteles en varios idiomas (español incluído :)) su historia, el método de trabajo de la IGC, muestras de fósiles extraídos en ellas (algunos impresionantes). Es un trayecto un poco claustrofóbico debido a lo estrechos que son los pasadizos, y a veces el techo no llega ni a los 2 metros. Después de una sección con fósiles y una pequeña clase de geología sobre el suelo parisino, llegamos a la ruta por el osario, donde no está permitido hacer fotos con flash pero puedes llevar una linterna. Me llamó la atención que existiera una capilla que era utilizada por los trabajadores que decoraron el osario con las tibias y los cráneos.

Las catacumbas de París pueden visitarse de martes a domingo, con un precio de 8€ y un recorrido de aproximadamente 45 minutos. Conviene presentarse con bastante antelación porque suele haber cola; lo ideal es intentar estar antes de que abran para evitar aglomeraciones. El horario es de 10:00h de a 16:00h.

Cómo llegar a las catacumbas de París:

La manera más fácil de llegar a las catacumbas es en metro. Se encuentran junto a la estación de Denfert-Rochereau, a la que se puede llegar con las líneas 4 y 6. Una vez en la calle, tenéis que caminar hasta la Plaza de Denfert-Rochereau, que reconoceréis por la enorme estatua de un león que tiene. La entrada está situada en el parque junto a la plaza.

París - Catacumbas de París

Los huesos están dispuestas de maneras muy curiosas, como estas calaveras en forma de corazón.

París - Catacumbas de París

Campanile giganteum, el mayor gasterópodo marino de todos los tiempos, con una concha de 70 cm de largo.

París - Catacumbas de París

En el recorrido de las catacumbas podemos encontrar maquetas excavadas en la roca.

París - Catacumbas de París

Galerías del osario, cuyas paredes están compuestas de tibias y cráneos.

 

Recursos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 comentarios para “Las catacumbas de París”

  • Un sitio escalofriante, pero a la vez tentador y atractivo… En mi próxima visita a París iré a verlo 🙂

  • Cuando estuve en París no tuve tiempo más que para andar y ver las cosas desde fuera… Entre las cosas “paseadas” estuvieron los cementerios de Montmartre y Montparnasse, y me apunto la visita a las catacumbas para la próxima. ¿Qué tendrán estas cosas que nos gustan tanto? 😉

    • Nosotros paseamos un poco por Montparnasse (que está cerca) y nos faltó tiempo, menos mal que nos desquitamos con las catacumbas!
      Yo creo que el atractivo está en la belleza macabra de la muerte, los cementerios parisinos poseen tumbas que son verdaderas obras de arte y por eso se visitan tanto.

      Nosotros nos apuntamos el cementerio de Montmartre, que al final no pudimos visitarlo 🙁

  • Desde luego, un punto de vista bastante alejado del romántico, tradicionalmente asociado a cualquier viaje por París! 😉 Es curioso que todo lo relacionado con la muerte siempre despierte tanta curiosidad…Una especie de amor- odio (miro-pero-no-miro) sobre todo en viajeros como Salta Conmigo! Buenas fotos!

  • Qué claritas se ven las fotos. ¡Cualquiera podría pensar que dentro hay luz de sobra! Aviso para navegantes: Hay zonas en las que ves menos que un muerto bocabajo :p

  • Muy bueno, me lo apunto para cuando vaya por allí!! No tenía ni idea del tema de los fósiles, y desde luego el que mostráis aquí es alucinante, qué pasote!! De lo demás, por supuesto que no me voy a perder semejante oda a la muerte, claro que sí!
    Sobre lo que comentáis… quizá porque morir es el destino de todo bicho viviente, porque la inmortalidad no existe, porque cada cultura muestra y digiere este “trago” de una manera distinta… hay que verlo, siempre! 😉

  • Que pasada… ya se donde voy en febrero a parte de Eurodisney!

Deja un comentario