Las maravillas de los Museos Vaticanos

Ciudad del Vaticano - Museos Vaticanos

No soy amigo de pasarme muchas horas en los museos cuando viajo por pocos días, pero en nuestra pasada visita a Roma decidí hacer una excepción con los museos vaticanos para ver lo que todo el mundo considera una visita indispensable y comprobar de primera mano si realmente merece la pena.

Fuimos caminando desde el apartamento que encontramos en Oh-Rome, que estaba situado muy cerca de la parada de metro de Ottaviano-San Pietro, así que podíamos llegar en poco más de 10 minutos. Por lo que nos habían comentado esperábamos encontrarnos con una cola de espanto pero, quizás por ser lunes, tampoco fue algo exagerado. Hubiera sido diferente si hubiéramos ido un domingo a fin de mes, ya que los últimos domingos de cada mes la entrada es gratuita y se forman enormes aglomeraciones. De todos modos nosotros habíamos comprado las entradas por internet, algo muy útil para evitar las colas, así que ni siquiera tuvimos que esperar.

Ciudad del Vaticano - Museos VaticanosLo primero que me llamó la atención fueron las medidas de seguridad que había nada mas entrar. Como si de un control de aeropuerto se tratase, tuvimos que pasar las bolsas de las cámaras, los móviles, las llaves y el cinturón por la máquina de rayos X, y dejar el trípode en el guardarropa tras cruzar un arco detector de metales.

Para acceder hay una impresionante rampa en espiral y unas escaleras mecánicas. Nosotros escogimos el camino largo y pudimos contemplar réplicas de madera de distintos barcos y canoas procedentes de todo tipo de culturas y rincones del mundo. Yo lo recomiendo porque son una maravilla, aunque haya que andar bastante más.  El Patio de la Piña sirve de antesala a los museos, con una enorme escultura de una esfera metálica que gira en el centro.

Ciudad del Vaticano - Museos VaticanosNada más entrar nos encontramos una extensa galería llena de bustos y estatuas grecorromanas de todas clases, un buen comienzo pero que después de una hora saturaba un poco para alguien que no entiende mucho de arte. A lo largo de las salas que visitamos contemplamos estatuas, tapices, pinturas y frescos, griegos, romanos, egipcios, etruscos, etc., en una colección muy extensa y que sin duda es de un valor incalculable. La sala que más me gustó fue una que contenía exclusivamente estatuas de animales, con una variedad, realismo y movimiento sorprendentes. Lástima que no se pudiese acceder a ella y a través del pasillo apenas pudiera ver todo lo que había allí dentro.

Ciudad del Vaticano - Museos VaticanosLos techos de las salas también son espectaculares, puedes recorrer los museos mirando hacia arriba perfectamente. Después de varias horas llegamos a la famosa Capilla Sixtina. Me impresionó el detalle y la cantidad de pinturas, pues está completamente pintada, desde la pared al techo. Me habían dicho que no se apreciaba nada porque estaba muy alta la bóveda, pero no es cierto, a pesar de la altura se pueden admirar las obras de Miguel Ángel perfectamente, aunque la postura no sea demasiado cómoda. También hay que decir que la actitud de la gente no ayudaba nada, hablando casi a gritos y tirando fotos a pesar de que se pedía silencio y no hacer fotos. Pero merece la pena verla, tiene su fama bien merecida.

Ciudad del Vaticano - Museos VaticanosNo pudimos ver el otro ala de los museos vaticanos, pues se nos hizo la hora de cerrar, aunque a lo mejor habíamos tenido suficiente mármol por un día. Las mal llamadas escaleras de Bramante conducen a la salida, y digo mal llamada porque realmente fueron construidas por Giuseppe Momo y no por Bramante. Se trata de dos escaleras helicoidales que dan el efecto de ser una sola porque bajan en el mismo lugar.

Estando dentro de los museos se desató una tormenta que a la salida se había convertido en un diluvio, y la gente se apelotonaba sin ganas de mojarse. Los los accesos a los museos vaticanos están llenos de puestos y de gente que vende todo tipo de souvenirs, pero mágicamente ahora todos vendían paraguas y chubasqueros. No sé de dónde los habían sacado, o si habían transmutado los rosarios como si fueran alquimistas.

En resumen, los museos vaticanos tienen fama de visita imprescindible, y aunque no entiendas de arte merecen mucho la pena. Eso sí, prepárate para pasar un día entero allí, ¡porque son enormes!

Ciudad del Vaticano - Museos Vaticanos
Escaleras de salida de los museos vaticanos, obra de Giuseppe Momo
Ciudad del Vaticano - Museos Vaticanos
Las extensas galerías están repletas de estatuas y bustos grecorromanos
Ciudad del Vaticano - Museos Vaticanos
la ‘esfera dentro de esfera’, de Arnaldo Pomodoro, decora el Patio de la Piña
Ciudad del Vaticano - Museos Vaticanos
Uno de los numerosos tapices de los museos vaticanos, finamente tejido
Recursos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

  1. Oscar dice:

    LA foto de las escaleras es casi igual que la de David Flores, solo difiere ligeramente el encuadre, curioso, no es la primera vez que la veo, y mucha gente elije el mismo encuadre.

    Suena muy bien, quizá debería pensar ir a Roma, a ver si el crío crece un poco.

    1. zumito dice:

      La verdad es que es la foto típica. Se hace desde el punto donde se ven enteras desde arriba, por eso todo el mundo la tiene. A mi me gusta mas la que puse en Instagram ( http://instagr.am/p/OSCLqISIX7/ ), pero esta ilustra mejor 🙂

  2. Tomo nota que voy para Roma dentro de unos días.
    Gracias por la información tan útil.

    Un abrazo.

  3. ¡Hola chicos!
    ¡Muchas ganas nos dan de volver Roma! os seguimos la pista!

    Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.