Recorriendo las plazas de Roma (1ª parte)

Roma

Roma es uno de los destinos preferidos por los españoles a la hora de viajar al extranjero; por suerte tenemos buenas combinaciones aéreas que nos permiten ir cualquier fin de semana. Por ejemplo, podemos volar con Air Europa, con la que podemos ir por poco más de lo que nos cuestan un par de entradas de cine con palomitas, o como en nuestro caso, coger vuelos directos con EasyJet para aprovechar la variedad de horarios que tiene.

Aunque la capital del antiguo Imperio Romano está llena de grandes monumentos, la multitud de plazas que contiene la ciudad son un pequeño tesoro donde podemos pasarnos horas observando a la gente y disfrutando de un descanso en nuestro recorrido por la ciudad. En el viaje que el verano pasado hicimos Alberto y yo, recorrimos algunas de las más importantes.

RomaAprovechando que nos alojábamos cerca, comenzamos nuestra ruta por la Piazza del Popolo, una amplia plaza coronada en su centro con un obelisco egipcio dedicado a Ramsés II de 36 metros (pedestal incluido). Alrededor de éste 4 fuentes con estatuas de leones vigilan a los turistas, quienes suelen hacerse fotos subidas a ellos. Desde la plaza podemos observar las llamadas “iglesias gemelas”, Santa Maria dei Miracoli y Santa Maria in Montesanto, construidas en el siglo XVII. En realidad no son gemelas y si uno se fija puede apreciar pequeños detalles diferentes, pero su gran parecido y el estar una junto a la otra les ha valido este sobrenombre. La plaza se encuentra junto a la puerta norte de las antiguas murallas aurelianas, y la mezcla de estilos arquitectónicos de los diferentes elementos la hace atractiva (supongo que como todo en Roma :)).

RomaDesde la Piazza del Popolo seguimos la Via dei Babuino  para llegar a la Piazza di Spagna. Inmortalizada en la película Vacaciones en Roma, lo más conocido son los escalones que trepan hasta la iglesia de Trinità dei Monti. A los pies de las escaleras tenemos la Fontana della Barcaccia, de Bernini. Nosotros no paramos mucho aquí, ya que la masificación por el turismo era especialmente molesta, pues es una de las plazas más conocidas de Roma, y todo el mundo se agolpaba en la parte con sombra, dejando poco sitio para bajar o subir. Además, tampoco pudimos acercarnos a la fuente; parece que estaban rodando algún anuncio y apenas podías aproximarte.

RomaPara la siguiente parada, se puede coger el metro en la estación de Spagna o ir andando. La segunda opción es más práctica, ya que el metro está bastante lejos de la piazza di Spagna y andando podéis admirar las calles y edificios del camino. Nuestro recorrido termina en la Piazza della Repubblica, por donde discurren calles importantes de la capital italiana y que comunica directamente, por ejemplo, con el monumento a Vittorio Emanuele II. En ella se encuentra la Basílica de Santa María de los Ángeles y los Mártires, integrada dentro de las Termas de Diocleciano, y   cerca de ella tenemos también la ópera de Roma. La plaza es transitable para los coches y en el centro de la enorme rotonda tenemos la fuente de las Náyades, que representa a cuatro ninfas y al dios Glauco. Cada una de las ninfas va acompañada de un animal, y a pesar de estar a pleno sol es un pequeño oasis si, como nosotros, vais en verano a visitar la ciudad. Muchos turistas se descalzan y chapotean sentados en sus bordes, dejando que las gotas de la fuente les hagan olvidar el sofocante calor húmedo mientras admiran los edificios que rodean la plaza, construidos en el siglo XIX.

Por supuesto estas no son más que una pequeña parte de las plazas que Roma brinda al visitante con ganas de recorrer sus calles, pero eso es algo que hay que descubrir una vez pones los pies en la Ciudad Eterna 🙂

Roma

Hacerse una foto subido en los leones de la Piazza del Popolo es habitual para el turista

Roma

Vista general de la Piazza di Spagna. ¿Adivináis dónde no hacía calor?

Roma

Junto a la la Fuente de las Náyades se encuentra una de las 4 basílicas de Roma

Recursos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un comentario para “Recorriendo las plazas de Roma (1ª parte)”

Deja un comentario