Entradas con la etiqueta ‘París’

El campanario de Notre Dame, París a vista de gárgola

París - Campanario de Notre Dame

Hace un tiempo os contamos nuestra visita a la catedral de Nuestra Señora de París, la conocida Notre Dame. Tras salir del tristemente bullicioso templo, decidimos subir al campanario y contemplar las vistas que sus gárgolas llevan disfrutando tantos siglos.

París - Campanario de Notre DameAl campanario se accede por el lateral izquierdo de la catedral, seguro que la cola os da una pista de dónde está. Tras pagar 8’50€ de entrada, comenzamos la lenta subida por las escaleras de caracol de la torre. Sin ascensor que valga, los 387 escalones se hacen pesados y hay que tener cuidado para no resbalarse, ya que algunos están muy desgastados y pulidos por lustros de pisadas; pero la ascensión merece mucho la pena, ya que al terminar la subida y llegar a la galería de las quimeras, las vistas son un regalo para los ojos.

París - Campanario de Notre DameLa torre Eiffel, la basílica del Sacre Coeur e incluso el distrito financiero de París pueden apreciarse desde la galería de las quimeras. Al contrario que las gárgolas, las quimeras no son desagües para el agua de los tejados, sino estatuas en toda regla con fines decorativos. La galería que lleva su nombre tiene unas cuantas interesantes a la par que grotescas, con formas humanoides y apariencia de demonios, invitan a preguntarse qué pasaría por la mente de los escultores al tallarlas. Una de las más famosas es, como me dijeron a mí, “la que no se cansa de mirar París”, con su cabeza apoyada sobre sus manos y burlándose del paso del tiempo mientras sigue estoica en su posición. No puedo envidiarla más, con sus ojos de piedra habiendo contemplado tantos años esta preciosa ciudad. La otra celebridad de la galería es el “jorobado”, con cuya imagen comenzábamos el post y que a mí personalmente me encanta.

París - Campanario de Notre DameTras un tiempo admirando las tremendas vistas e hinchándonos a hacer fotos, nos hicieron pasar a la otra torre de la catedral y subimos aún más, hasta el espacio donde se encuentra la enorme campana mayor de Notre Dame, llamada Emmanuelle. Instalada en 1400, actualmente sólo suena durante las grandes celebraciones y es la única campana original de la catedral que ha sobrevivido, puesto que las 9 campanas de la otra torre fueron destruidas durante la Revolución Francesa. Eso le da más mérito al silencioso gigante que nos encontramos en la penumbra, esperando su turno para repicar, muy impresionante. Y en compañía de Emmanuelle estuvimos esperando mientras en pequeños grupos subíamos a la cima del campanario, donde unas vertiginosas vistas a 69 metros de altura nos esperaban. El tiempo en la cima de la torre es limitado (unos 5-7 minutos), y aunque yo lo apuré al máximo me pareció poco; por suerte, una vez en el hotel, las fotos tomadas terminaron el trabajo de mis ojos, y el gusanillo del estómago por la altura llegó incluso a aparecer.

La visita al campanario de Notre Dame terminó tal como subimos, con las tortuosas y a ratos resbaladizas escaleras de caracol, en esta ocasión con un poco de más de mareo que en la subida y con muy pocas ganas de hacer el camino. A pesar del precio, recomiendo mucho tener esta experiencia y contemplar lo mismo que los ojos del jorobado de Victor Hugo, París a vista de gárgola.

París - Campanario de Notre Dame

La basílica del Sacre Coeur y el barrio de Montmartre desde Notre Dame

París - Campanario de Notre Dame

La galería de las quimeras está cubierta por una malla metálica por seguridad de los visitantes

París - Campanario de Notre Dame

El Sena y la torre Eiffel desde la galería de las quimeras de Notre Dame

París - Campanario de Notre Dame

Desde la cima del campanario de Notre Dame las vistas son espectaculares

Recursos:

La catedral de Nuestra Señora de París

París - Notre Dame

Si pregunto por una imagen de París, la mayoría pensará en la Torre Eiffel, símbolo de la ciudad y del amor parisino. Pero hay otro monumento que también nos viene a la mente, Notre Dame, la colosal catedral gótica con un aspecto que todo el mundo reconoce. Como visita imprescindible en la capital francesa, nosotros la hicimos cuando estuvimos allí, y es uno de los lugares que más me gustaron de París, junto con las catacumbas.

París - Notre DameEste monumento se encuentra en la Île de la Cité (isla de la ciudad), una isla del río Sena con mucha historia, cerca de la cual nos hospedábamos en un apartamento que encontramos en All-Paris-Apartments. En sus orígenes romanos, cuando se llamaba Lutecia, estaba situado un templo en honor a Júpiter, y posteriormente hubo una iglesia románica. En el siglo XII se decidió derruir esta iglesia y construir una catedral, símbolo de la prosperidad de París. Nuestra Señora de París (su nombre en español) fue financiada por multitud de comeciantes y gente adinerada; su construcción abarcó casi 300 años y ocupó la vida de varios arquitectos. La larga duración y las distintas mentes que estuvieron implicadas han dado como resultado una construcción que abarca desde el románico normando hasta el gótico, dando como resultado un edificio bastante interesante. Del románico ha heredado una base sólida y compacta, y del gótico su construcción de las partes más altas, con unas sujeciones y soportes que distribuyen muy bien el peso y que son visibles desde el exterior. La consecuencia directa es que Notre Dame es armoniosa, única y admirada por todo el mundo.

París - Notre DameLa plaza en la que se encuentra es amplia y resalta su tamaño, que es bastante grande. Normalmente la visita a su interior se realiza por una puerta a un lado de los pórticos, fácilmente identificable por la larga cola que se forma. La entrada a la catedral es gratuita, pues está abierta al culto y se celebra misa de manera habitual. La nave central es impresionante, amplia y muy alta, con una imagen tras el altar de la Virgen María, iluminada por focos que hace que destaque aún más. Si algo me impresionó de Notre Dame fueron las vidrieras que cubrían todas las ventanas; tenían tanto detalle que para poder apreciar algunos detalles tenía que mirarlas a través del zoom de la cámara. Las naves laterales están llenas de pinturas y estatuas con motivos religiosos, aunque algunos daban un poquito de grima, como una que representaba a la muerte. También podemos encontrar una maqueta a escala de la catedral, en la que podemos apreciar los detalles que nos pasan desapercibidos desde abajo y admirarla en su conjunto.

París - Notre DameComo punto en contra, debo señalar la masificación. Al ser un lugar tan conocido, todo el mundo quiere entrar ahí y eso da lugar a que Notre Dame parezca una feria, con gente que habla alto, se empuja, pega flashazos a todo lo que encuentra y que no tiene ningún respeto por la gente que va allí a rezar. Ni la presencia de guardas y carteles en todos los idiomas por todas partes surten efecto, y eso resta mucho a los que, entre otras cosas, apreciamos el aire solemne, silencioso y de paz de un templo religioso. Por ello nuestra visita fue más breve de lo que me hubiera gustado y no vimos el enorme órgano de la catedral de Notre Dame, que constituye un objeto de deseo para los organistas de todo el mundo, ya que sólo los mejores son elegidos para ocupar el cargo de organista de la catedral. Está dentro de nuestra lista de razones para volver a París 😉

La salida de la catedral de Notre Dame son los enormes pórticos que dan a la plaza. Estas tres enormes puertas tienen nombre propio y representan cada una una cosa distinta: La de la izquierda es la Puerta de la Virgen porque hay una Virgen con el niño Jesús en la columna central; la del centro es la Puerta del Juicio Final y la de la derecha es la Puerta de Santa Ana, y los relieves cuentan la vida de esta santa. Merece la pena mirarlas con atención, pues tienen muchos detalles.

Después de visitar el interior de la catedral de Nuestra Señora de París, decidimos subir a ver el campanario, pero como suele decirse, eso es otra historia 😉

París - Notre Dame

Las torres de la fachada de la catedral de Notre Dame alcanzan los 69 metros de altura

París - Notre Dame

En la Puerta de la Virgen hay una imagen de Saint Denis, patrón de París, que murió decapitado

París - Notre Dame

Por dentro, la catedral de Nuestra Señora de París es impresionante

París - Notre Dame

Uno de los rosetones de la catedral, con vidrieras sumamente detalladas

Recursos:

Las catacumbas de París

París - Catacumbas de París

La capital francesa es una ciudad con una gran variedad de monumentos para visitar; uno de los más peculiares (y algo macabro) es la visita a las catacumbas de París, antiguas canteras de piedra caliza reconvertidas en osario. Se trata de la mayor necrópolis subterránea, con aproximadamente 6 millones de esqueletos en sus galerías, y en su interior podemos conocer más acerca de la geología del lugar y parte de su historia.

París - Catacumbas de ParísEl suelo sobre el que se asienta París está constituido por piedra caliza, muy apreciada en la construcción. En la Edad Media se comenzaron a excavar galerías en los alrededores para extraer los sillares que luego se emplearon en todos los edificios góticos de la ciudad, como la catedral de Notre Dame. Si os fijáis podéis encontrar pequeñas impresiones de caracoles en los puentes del paseo del Sena, que son iguales a las que se muestran durante la visita a las catacumbas.

En el siglo XVIII, debido a derrumbamientos de las galerías por todo París, se dejaron de explotar y se decidió convertirlas en el osario municipal, trasladando primero los huesos del Cementerio de los Inocentes (que habían cerrado por problemas sanitarios), y después de otros muchos. A principios del siglo XIX se colocaron de forma ornamental, convirtiendo las galerías en un espectáculo macabro que recibió la visita de incluso reyes.

París - Catacumbas de ParísLa visita a las catacumbas de París recorre una pequeña parte del laberinto de galerías de las canteras, explicando mediante carteles en varios idiomas (español incluído :)) su historia, el método de trabajo de la IGC, muestras de fósiles extraídos en ellas (algunos impresionantes). Es un trayecto un poco claustrofóbico debido a lo estrechos que son los pasadizos, y a veces el techo no llega ni a los 2 metros. Después de una sección con fósiles y una pequeña clase de geología sobre el suelo parisino, llegamos a la ruta por el osario, donde no está permitido hacer fotos con flash pero puedes llevar una linterna. Me llamó la atención que existiera una capilla que era utilizada por los trabajadores que decoraron el osario con las tibias y los cráneos.

Las catacumbas de París pueden visitarse de martes a domingo, con un precio de 8€ y un recorrido de aproximadamente 45 minutos. Conviene presentarse con bastante antelación porque suele haber cola; lo ideal es intentar estar antes de que abran para evitar aglomeraciones. El horario es de 10:00h de a 16:00h.

Cómo llegar a las catacumbas de París:

La manera más fácil de llegar a las catacumbas es en metro. Se encuentran junto a la estación de Denfert-Rochereau, a la que se puede llegar con las líneas 4 y 6. Una vez en la calle, tenéis que caminar hasta la Plaza de Denfert-Rochereau, que reconoceréis por la enorme estatua de un león que tiene. La entrada está situada en el parque junto a la plaza.

París - Catacumbas de París

Los huesos están dispuestas de maneras muy curiosas, como estas calaveras en forma de corazón.

París - Catacumbas de París

Campanile giganteum, el mayor gasterópodo marino de todos los tiempos, con una concha de 70 cm de largo.

París - Catacumbas de París

En el recorrido de las catacumbas podemos encontrar maquetas excavadas en la roca.

París - Catacumbas de París

Galerías del osario, cuyas paredes están compuestas de tibias y cráneos.

 

Recursos:

Vídeo: París en un minuto

La semana pasada estuvimos unos días en París, donde a pesar del mal tiempo pudimos aprovechar para visitar algunos de sus monumentos más famosos. Como novedad, en este viaje nos dejaron una cámara de vídeo y estuve dando mis primeros pasos como filmadora. Aquí tenéis un pequeño clip de lo que hicimos (y no hicimos) esos días, espero que os guste tanto como me ha gustado a mí montarlo 🙂

 
¿Creéis que esto es el inicio de una sección de vídeo?