Entradas con la etiqueta ‘Tokio’

15 días por Japón día 08: Akihabara y Tokyo Dome

Japón - Akihabara y Tokio Dome

Me dió mucha pena dejar Kioto, pero era hora de coger el shinkansen y marchar hacia Tokio, la megalópolis por excelencia. El viaje iba a ser largo incluso para ser en un tren bala, dos horas aproximadamente, pero si tenemos en cuenta que viajábamos a 236 km/h no está nada mal, ¿verdad? Lo curioso es que a pesar de la velocidad de vértigo parecía que íbamos más despacio, aunque a la hora de hacer fotos al monte Fuji te das cuenta de lo rápido que pasa todo.

Japón - Akihabara y Tokio Dome

La diferencia con Kioto ya se notaba incluso en la estación, más gente, más guapa por lo general (y eso que los japoneses no son muy guapos que digamos), y construcciones hacia arriba. Me explico: en Kioto, el plan de ordenación urbana no deja construir a más de 2 o 3 alturas, para conservar el aspecto tradicional de la ciudad, pero en Tokio las autopistas y el tren están por encima de las calles, y los edificios son enormes. El hotel estaba muy cerca de la estación, y era fácil de encontrar, útil para gente con tendencia a perderse entre la gente como yo. La habitación tiene cama en lugar de futones y…. ¡¡WIFI!! Parece una tontería, pero en Kioto, chupando conexión ajena, el concepto “subir fotos” adquirió un nuevo significado, Iker y yo con los brazos en alto y rogando a picasa para que lo hiciera rápido era una estampa digna de verse. Pero eso es cosa del pasado, aquí podíamos incluso llamar a la familia por Skype.

Después de dejar el equipaje nos fuimos a una calle de Okachimachi (la zona donde está el hotel) repleta de tiendas de ropa, zapatos y sitios para comer y almorzamos en un Tendon Tenya, una cadena de restaurantes de tendon (tempura sobre arroz). Nos pusimos hasta arriba, y decidí que la tempura de calabaza va a ser mi favorita a partir de ahora.

Japón - Akihabara y Tokio DomeJapón - Akihabara y Tokio Dome

Después nos separamos, nuestros amigos tenían que localizar una oficina de correo y nosotros nos fuimos a dar una vuelta por Akihabara, el distrito friki. Casi todo se concentra en una calle enorme llena de tiendas de figuritas, videojuegos, manga, electrodomésticos, electrónica y cualquier cacharraco de esos, en edificios en los que cada planta es una tienda; algunas tiendas tenían varias plantas, ¡e incluso ocupaban un edificio entero! Pero volvemos a lo mismo que nos pasó en Osaka: los precios eran carísimos; es más, eran aún más caros que en el Otaku Road, y a mi se me quitaron las ganas de ver cosillas. Curioseamos también en el Don Quijote, una especie de centro comercial con recreativas que me encantó, su planta de juegos musicales o bemani me hizo babear como pocas veces. Hay una guía que se llama “Tokyo para otakus” que dice que no merece la pena el Don Quijote, y creo que se equivoca: es un lugar con productos de todo tipo, básicos o no, cosplays, cosas de lolitas, para adultos, máquinas de ganchos, videojuegos, merchandising…. y no están mal los precios. Merece la pena echarle un ojo.

Japón - Akihabara y Tokio Dome

Íbamos a cenar al lado del Tokyo Dome, el estadio de béisbol de los Yomiuri Giants, y en el que también se celebran conciertos multitudinarios, es bastante famosete. Al lado se encuentra el L’aqua, un centro comercial grandísimo con miles de tiendas y sitios para comer de todos los estilos, aparte de una noria y una montaña rusa que atraviesa todo el complejo. Pillamos empezada una atracción consistente en una fuente cuyos chorros iban al ritmo de música clásica, con colorines y todo, muuy chulo, pero me quedé con ganas de más. ¿Por qué no hay estas cosas en España?

Japón - Akihabara y Tokio DomeJapón - Akihabara y Tokio DomeJapón - Akihabara y Tokio DomeJapón - Akihabara y Tokio Dome

Al final, después de dar vueltas por las tiendas, terminamos cenando en un italiano, para variar. Alberto tomó unos espaguetis carbonara muy ricos y yo unos spaguetis con setas y pollo, también riquísimos. La pobre camarera que nos atendió no sabía inglés y nosotros no le entendíamos porque hablaba en “keigo”, la manera ultracortés que tienen los japoneses cuando tratan con clientes, que cambia verbos y es rarísimo. Un poco caro, pero estaba muy bueno.

Japón - Akihabara y Tokio DomeJapón - Akihabara y Tokio Dome

Para bajar la comida y para terminar la noche, nos dimos una vuelta por Tokyo Dome City, un complejo de tiendas muy chulo que tiene una tienda de la editorial Jump y una de Lupin III, lástima que estuvieran cerradas; pero pudimos sacar alguna fotillo del interior.

Japón - Akihabara y Tokio Dome
Antes de ir a dormir, tuve mi primer contacto con la tele japonesa y la lucha libre. No sé porqué dicen que es mala, yo me parto, ¡siempre hay gente comiendo! Y los anuncios son un puntazo. Ya contaré algo más adelante.

Recursos:

Hachiko, el perro más famoso de Japón

Shibuya - Plaza y estatua de Hachiko

Shibuya es un barrio de Tokio de visita obligada si estás de turismo por la capital de Japón. Al ser una zona de ocio y entretenimiento está siempre muy animada y llena de vida, tanto de día como de noche. Uno de los lugares que más me gusta es la plaza de Hachiko, un lugar muy conocido y concurrido llamado así en honor a un can muy especial.

Shibuya - Plaza y estatua de HachikoSeguro que muchos conocéis su historia, pero para los despistados os la cuento a grandes rasgos: Hachiko fue un perro de raza Akita que vivió a principios del siglo XX. Su amo era profesor en la Universidad de Tokio y todos los días le acompañaba a la estación de tren y le esperaba allí hasta que volvía. Pero un día el profesor, Hidesaburo Ueno, sufrió un derrame cerebral en su trabajo y murió, dejando a su perro esperando su regreso durante 9 años. Los habituales de la estación terminaron alimentándolo y al hacerse pública su historia mucha gente visitaba al animal, y se erigió una estatua de bronce en su honor, acto en el que estuvo presente el propio Hachiko. Considerado como un ejemplo de lealtad a seguir por los japoneses, murió en 1938, y para recordarle, la estatua de su figura sigue junto a la salida donde esperaba.

Shibuya - Plaza y estatua de HachikoLa plaza es muy fácil de localizar, se encuentra frente a la salida Hachiko de la estación de tren de Shibuya, llamada así en honor al can. La pared de la estación está decorada con un mosaico en relieve que representa varios Akita, precioso y muy colorido. A pocos metros se divisa la plaza, que se ha convertido en el lugar más popular para los japoneses a la hora de quedar, por lo que os resultará difícil divisar la pequeña estatua de bronce del centro. También es complicado sacar una foto a la estatua, ya que además de los tokiotas, suele tener muchos turistas alrededor posando junto a Hachiko, así que lo mejor es que esperéis pacientemente (o tengáis suerte y no esté hasta arriba de gente cuando lleguéis).

En nuestra última visita a Tokio, paseando por los alrededores de la plaza encontré una plaquita en el suelo con huellas de perro. En aquel momento no le dí importancia, pero es el lugar exacto donde Hachiko esperaba al profesor Ueno todos los días. Una curiosidad que os invito a encontrar si alguna vez pasáis por allí.

Es cierto que existen muchos perros que han sido fieles a sus amos tras su muerte, pero sin duda este perro Akita japonés se ha convertido en un símbolo nacional e incluso fue utilizado por el gobierno para estimular la lealtad hacia el Emperador en aquellos años. Me parece un lugar especial para los que hemos compartido nuestra vida con un can. Y para los que no, también.

Shibuya - Plaza y estatua de Hachiko

Detalle de la estatua de Hachiko. La original fue fundida en la II Guerra Mundial y la actual es de 1947

Shibuya - Plaza y estatua de Hachiko

El bullicio de la plaza de Hachiko contrasta con la estoicidad de la estatua

Shibuya - Plaza y estatua de Hachiko

El mural de la estación de Shibuya se distingue desde lejos

Shibuya - Plaza y estatua de Hachiko

La estatua de Hachiko siempre está rodeada de gente que quiere hacerse fotos con ella

Recursos:

El colorido Japón, en blanco y negro

Japón en blanco y negro

Hace ya más de 5 años de mi primer viaje a Japón. Desde aquella primera vez, en la que junto a un grupo de frikis recorrí las calles de Tokio, hasta hoy he ido cambiando mi forma de ver el País del Sol Naciente, y en cada visita que he realizado éste me ha ido gustando más y más.

Al principio todo era una mezcla de sabores, sonidos y, sobre todo, colores a los que un español (y más concretamente extremeño) como yo no está acostumbrado. Para mi todo era chillón y bullicioso, y cada esquina, cada rincón estaba adornado un por llamativo farolillo rojo, un letrero luminoso que entre parpadeos mostraba las ofertas del día, o un templo completamente pintado de colores vivos y detalles dorados; chicas con llamativos vestidos, señoras con viseras enormes y sombreros, los vehículos con sus luces y los taxis con adornos de puntilla.

Japón en blanco y negro

Japón en blanco y negro

En mi último viaje, quizás porque visité pocos sitios pues estuve enfermo la mayor parte del tiempo, o quizás porque poco a poco he ido viendo más allá de lo que a los primerizos más suele impactar, he pasado de fijarme en la arquitectura del enorme templo rojo al comportamiento de los que a él acuden y a reparar más en las personas.

Japón en blanco y negro

Por eso, os muestro una serie de fotos que hice durante esos días, eliminado el color que nos distrae y mostrándoos un punto de vista de Japón diferente del que se suele ver hoy en día, a través de fotografías en blanco y negro. Os recomiendo que veáis la galería a pantalla completa.

Y hablando de puntos de vista diferentes, echadle un ojo a esta entrada del blog de Dani. Creo que os gustará 😉

Recursos:

 

El Gundam de Odaiba

Tokio - Gundam de Odaiba

En nuestra reciente visita a Japón con los viajeros de #GumisEnTokio, teníamos una visita que personalmente esperaba con ganas. Y es que por fin podría ver el robot Gundam de 18 metros de la isla de Odaiba. No soy aficionada de la saga de animación, pero mi anterior visita coincidió con el lapso de tiempo en el que no se pudo visitar y esa espinita la tenía clavada, aunque por suerte me la he podido quitar.

Tokio - Gundam de OdaibaLa saga Gundam es una de las más exitosas dentro del anime japonés, y con motivo de su 30º aniversario, en 2009 se construyó esta estatua de tamaño real del modelo RX-78-2, un clásico emblemático de la serie. Situado en Odaiba, tras las celebraciones lo trasladaron a la ciudad de Shizuoka, donde estuvo hasta Marzo de 2011, fecha en la que volvieron a moverlo a su ubicación actual, de nuevo en Odaiba, a las puertas del enorme centro comercial Diver City Tokyo Plaza. Es el principal atractivo del Gundam Front, un conjunto de establecimientos con temática de Gundam, que incluyen una cafetería temática, la obligada tienda de merchandising, una sala de exposiciones y una sala de cine 360º con proyección exclusiva.

Tokio - Gundam de OdaibaAdemás de todo esto, la estatua de Gundam realiza una pequeña performance varias veces al día: a las 12:00h, 15:00h y 17:00h, con la banda sonora de la serie y la voz de su piloto, nuestro robot se pone en marcha, con un set de leds por todo el cuerpo, expulsando vapor por sus rejillas y moviendo la cabeza. No es muy impresionante, pero ya es más que lo que hacen el resto de robots gigantes que hemos visto 😀

Cuando llegamos a los alrededores del Gundam, nos quedamos impresionados, no tanto por el robot como por la cantidad de gente que había allí para ver la pequeña exhibición. Pero investigando un poco averiguamos que Choshinsei, un grupo de chicos coreanos guapetes, presentaban allí mismo su nuevo single. Entonces todo cobró sentido: estábamos rodeados de chicas y había cartelitos en coreano por doquier hechos por sus fans. Una experiencia curiosa que nos sumergió en una faceta de Japón que pocas veces podemos experimentar los visitantes extranjeros: ver a un montón de japonesas gritando histéricas con su voz de chiquiprecio xD

Tokio - Gundam de Odaiba

Con un pie de más de 2 metros, el robot Gundam resulta imponente

Tokio - Gundam de Odaiba

La plaza sobre la que se yergue el Gundam se utiliza para diversos eventos

Tokio - Gundam de Odaiba

Los miembros del grupo Choshinsei en la enorme pantalla de la plaza

Recursos: